Blog

Reflexiones, consejos y recomendaciones para ejercer la profesión de consultor

Tu proyecto: una oportunidad de cambiar la organización

En un proyecto de consultoría, prepárate para ayudar en el cambio organizativo. Si solo el 20% arranca como un proyecto de reorganización, 80% de los proyectos de consultoría acaban tocando de una forma u otra la organización. Este mensaje simple se ha quedado para siempre gravado en mi memoria. Lo escuché por primera vez en Alemania, en una sesión de formación en organización de Roland Berger, y llevo 20 años observando su aplicación en la práctica. ¿Porqué es tan frecuente el cambio organizativo en los grandes proyectos de consultoría?

En primer lugar, porque es fácil rediseñar una organización y esperar que solucione los problemas detectados. Y como no existe un modelo fijo, estándar, de estructura organizativa, existe mucho margen para las ideas creativas. Aunque estamos acostumbrados a pensar en las organizaciones tradicionales, con organigramas funcionales y regionales, áreas de negocio independientes y estructuras matriciales, no hay una forma correcta o incorrecta de diseñar una organización.

En segundo lugar, las personas trabajan en procesos, y cualquier cambio relevante en un proceso acaba afectando al número de personas dedicadas a ello y a la forma de organizarlas. Los proyectos de consultoría orientados a la mejora de la eficiencia, la expansión territorial, la implantación de nuevas tecnologías o la integración de empresas, por ejemplo, vienen normalmente acompañados de un rediseño de procesos. El ajuste de la organización es el siguiente paso.

El tercer desencadenante del cambio organizativo es el diagnóstico profundo de la situación de partida, que normalmente precede al diseño final de la solución para conseguir los objetivos del proyecto. Con frecuencia se detectan problemas y oportunidades de mejora que no eran visibles (o validadas) antes del inicio del proyecto, y que requieren ajustes organizativos. Aprovechando el marco del proyecto, por ejemplo, se puede eliminar una unidad organizativa que ya no aporta valor o que está demasiado distante de las otras partes del proceso y sus “clientes internos”, o redistribuir las personas según las nuevas necesidades de la empresa.

El cuarto factor es el eventual cambio en el perfil profesional de las personas que la solución aprobada y la nueva realidad de la empresa exigen. También el ajuste de las personas en posiciones de mando y responsabilidad, puestas a prueba durante el diseño de los cambios de procesos y áreas de actividad. El nivel de contribución de los miembros del equipo de la empresa al proyecto hace visibles sus conocimientos, su flexibilidad y su capacidad de colaboración, por ejemplo. Esto puede indicar la necesidad de cambios en la organización final después del proyecto.

Finalmente, muchos proyectos tienen por objetivo innovar y crear nuevas áreas de negocio, fuera del ámbito de los productos y servicios originales, difíciles de gestionar efectivamente con la organización de partida. Innovaciones que pueden también requerir la incorporación de personas con un perfil profesional muy distinto, con experiencias que complementan el equipo disponible. Y, naturalmente, puede ser necesario identificar nuevos líderes para dirigirlas.

Por todo ello, es siempre recomendable tener en mente el aspecto organizativo durante la definición del proyecto. Reservar tiempo y recursos e incorporar personas con experiencia en cambios organizativos al equipo de proyecto pueden ayudar a evitar sorpresas, y a reducir las dificultades para la implantación de las mejoras propuestas. Ser capaz de sugerir ajustes adecuados en la organización y ayudar al cliente a promoverles con éxito es una propuesta de valor clara para el consultor.

One Trackback

  1. […] En todas las organizaciones hay personas que se preocupan genuinamente con la mejora de la situación, siempre. Reconocen nuevas necesidades en el mercado, analizan procesos de trabajo poco eficientes, buscan iniciativas innovadoras, y viven en un permanente estado de inquietud. Cuando combinan esta preocupación con la voluntad de actuar, dedican tiempo y consiguen el apoyo de la dirección, nacen los proyectos de mejora. […]

Últimas entradas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies