Blog

Reflexiones, consejos y recomendaciones para ejercer la profesión de consultor

Los proyectos: una puerta de entrada para jóvenes profesionales

¿Qué pueden hacer los jóvenes cualificados para conseguir un primer trabajo en estos momentos? Aunque el mensaje oficial no es tan alarmista, los números en España son casi increíbles. Y el desánimo de los jóvenes y estudiantes es justificado: el caso es realmente serio. Si creemos en lo que vemos a diario en la prensa económica, las únicas opciones viables a corto plazo son la iniciativa emprendedora de moda (de preferencia en el mundo digital) o la marcha del país, en búsqueda de mercados que desde lejos parecen todavía atractivos.

Pues creo que la iniciativa emprendedora no es tan trivial como nos están intentando convencer, y está plena de riesgos muy concretos para todos los afectados. No sólo es difícil encontrar una idea de negocio adecuada, sino cualquier forma de financiarlo en el mundo real tiene un coste adicional muy importante y poco comentado, sea en las deudas asumidas o en la pérdida de la libertad. No vemos en la prensa los dramas vividos por aquella “mayoría silenciosa” de emprendedores que no han tenido éxito.

Tampoco la marcha del país es fácil, especialmente si en el destino se habla un idioma que no dominas, y la distancia cultural es importante. Puedo hablar con alguna experiencia, ya que este ha sido mi camino. Aunque no he tenido que enfrentarme a muchas de las barreras objetivas con las que uno se enfrenta en este tipo de cambio, como las dificultades con inmigración o la discriminación, ni he vivido grandes saltos culturales, el proceso no ha sido nada fácil y la distancia de la familia y amigos se hacía real cada día. Me temo que esta no sea una solución generalizable.

Al final, no se puede hablar de una solución ideal, que se aplique a todos los casos. Debemos aceptar la complejidad y abrir diferentes frentes de acción. En este sentido, con lo que he visto en mis muchos años de consultoría, y la confianza de que las empresas tienen hoy muchos más proyectos abiertos que personal disponible para llevarlos a cabo, estoy convencido de que hay una oportunidad bastante realista de inserción laboral para muchos jóvenes por la vía de proyectos.

El hecho es que la actividad económica sigue existiendo y la reforma estructural de nuestro entorno empresarial obliga a las empresas a cambiar continuamente. La necesidad de innovar, abrirse a nuevos mercados y mejorar la eficiencia, por ejemplo, ha generado varios proyectos de cambio que no consiguen avanzar, por falta de recursos. Las reducciones de personal de los últimos años (o la falta de contratación de nuevos, que tiene el mismo efecto) ha dejado a muchas empresas a mínimos, tanto en la capacidad de trabajo, como en la especialización del equipo. Con trabajos cada día más especializados, es muy difícil para el personal propio cubrir todos los “huecos” de conocimiento. La situación es aún más grave en las pequeñas y medianas empresas locales, que buscan mejorar y reinventar su negocio.

Sin querer entrar en un debate sobre el modelo futuro del trabajo, que me parece será mucho más flexible que el actual, aquí hay una oportunidad de ingresar hoy en la vida laboral: la oferta de contribuir en un proyecto concreto, como autónomo o freelance. Lamentablemente, las empresas no tienen una cultura de publicar sus proyectos, la mayoría de los cuales no son confidenciales. Pero si tomamos la iniciativa y les preguntamos, existe una buena posibilidad de que nos lo cuenten. Los proyectos están allí, y el interés de avanzar en ellos también, te aseguro.

Así, aprendiendo de los consultores, que viven en la permanente búsqueda de oportunidades de proyectos, si eres recién licenciado o tienes una experiencia relevante puedes reorientar tu foco. Mientras buscas un puesto de trabajo, puedes ofrecer ayuda externa a un proyecto. Para la empresa, esta es una oportunidad atractiva y de poco riesgo para arrancar o avanzar sus iniciativas de cambio. Con un poco de atención y dedicación por parte de los directivos, aplicando modelos de trabajo similares a los utilizados en proyectos con consultores externos, el resultado puede ser realmente positivo para todos.

En este sentido, aquí van los cinco pasos que sugiero para utilizar un proyecto como alternativa de incorporación a la vida laboral:

1.- Identificar empresas y sectores objetivo, y estudiar sus detalles. Leer sus mensajes en la web, acompañar las noticias, preguntar a profesores y amigos;
2.- Usar la creatividad para identificar un tema que conecta tus habilidades (lo que puedes hacer bien), tus intereses (la motivación te ayudará) y la necesidad de la empresa (que has conseguido identificar);
3.- Conseguir una entrevista con una persona del área más adecuado al proyecto, o cualquier persona cercana a la empresa que te puede abrir una puerta;
4.- Preparar una pequeña presentación de tus ideas y características profesionales (bastante diferente de un simple CV);
5.- Sugerir un proyecto, y escuchar. Si hay interés, la empresa (tu primer cliente) ya te conducirá a su verdadera necesidad.

Si no funciona, habrás al menos conseguido tu primera experiencia profesional comercial en la venta de servicios. Puedes imaginar que, si mañana consigues una entrevista en una consultora, ya tendrás un poco más de experiencia. Y un par de anécdotas para contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies